Tras el buen arranque de liga, el Sevilla afronta este parón con el objetivo de asentar el sistema de Berizzo y prepararse para el mes de octubre que se viene. El conjunto hispalense deberá jugar cinco partidos en lo que queda del décimo mes del año, muchos menos que en el mes anterior.

Sin embargo lo peor para los de Berizzo es que solamente jugarán un partido como locales, el último del mes. Tras el parón el Sevilla deberá viajar a San Mamés para enfrentarse al Athletic Club el 14 de octubre, quien llegará en plena crisis tras cinco partidos sin conocer la victoria. Solamente tres días más tarde toca ir a Rusia para medirse al Spartak de Moscú en lo que supondrá el tercer partido de la fase de grupos de la Champions League.

Sin tiempo para descansar los rojiblancos pondrán rumbo a Valencia, para medirse el día 21 en Mestalla al conjunto ché, dirigido por un viejo conocido, Marcelino. El último partido como visitante del mes de octubre tendrá lugar en el Cartago Nova, donde el Sevilla jugará contra el Cartagena en los dieciseisavos de Copa del Rey el día 25.

Para cerrar dicho mes el Sevilla jugará como local el sábado 29 de octubre ante el Leganés, en la décima fecha del campeonato liguero. Mes de muchos kilómetros para el Sevilla que servirá para asentar el buen inicio de temporada como visitante, condición bajo la que ha perdido solamente una vez, en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid.

 

© FOTO: Sevilla FC