Este nuevo fin de semana nos ha vuelto a dejar dos tropiezos de los que a priori son los rivales más duros del grupo, Liverpool y Spartak. El conjunto de Kloop, con quien el Sevilla empató en la primera fecha de la Liga de Campeones, no consiguió ganar en Anfield y acabó empatando con el Burnley. Los ‘reds’ comenzaron perdiendo como consecuencia de un nuevo fallo defensivo, zona que está penalizando al Liverpool esta temporada. Ya en la segunda mitad el extremo egipcio, Salah, conseguiría la igualada para dejar al Liverpool octavo, con ocho puntos tras cinco jornadas disputadas.

Por su parte el equipo de la capital rusa, el Spartak, volvió a empatar, dejándose esta vez dos puntos ante un recién ascendido como es el Tosno que jugó con uno menos una hora. El Spartak se queda octavo con trece puntos en diez jornadas, malos números para el equipo de Massimo Carrera que comienza a ser cuestionado por su afición.

El único equipo que consiguió ganar en la última jornada disputada fue el Maribor, próximo rival del Sevilla en Champions, que ganó a domicilio al tercero de la liga eslovena. El Maribor ganó contundentemente al Gorica, alejándolo a ocho puntos y quedándose a dos del líder, al cual sigue persiguiendo. Con este buen resultado cierra la primera vuelta (tiene cuatro vueltas).

 

© FOTO: Burnley