El Real Betis ganó y convenció la pasada noche ante su público por 2 a 1 contra el Real Club Celta de Vigo, en un ambiente festivo y repleto de ilusión. El equipo comenzó a demostrar el trabajo de su técnico, demostrando personalidad y disciplina, creando juego desde su portería, y remontando un resultado adverso casi cuatro temporadas después, delante de un público entregado. El conjunto vigués se puso por delante gracias a un tanto de Máxi Gómez y, los verdiblancos, con dos magistrales asistencias de Guardado, una a Sergio León primero y otra a Feddal después, le dio la vuelta. 

 

POCA SENSACIÓN DE PELIGRO

En los primeros compases del partido, el Celta parecía acercarse a la portería defendida por Antonio Adán, pero sin excesivo peligro, de hecho, sólo logró disparar dos veces entre los tres palos, una de ellas el gol. Lo cierto es que poco pudo hacer el de Mejorada del Campo, que veía como Maxi Gómez, libre de marca, remataba a placer. Además, demostró una evolución con el juego de pies bastante interesante, teniendo en cuenta que siempre ha sido una de las carencias del guardameta.

 

DEFENSA DISCIPLINADA, PERO CON DEFECTOS A LIMAR

Si bien el Betis no estuvo del todo mal contra el Barcelona, mostró una defensa aún más segura, y sacó el balón jugado desde atrás sin muchas complicaciones. Javi García, más integrado, fue clave en la recuperación y en la salida de pelota, ofreciéndose a sus compañeros, que esta vez no se vieron obligados a mandar el balón en largo. Mandi tuvo otro error garrafal en la marca en el que fue el gol del Celta, tras sufrir un bloqueo, dejando a Maxi Gómez completamente solo. Sin embargo, se repuso con alguna intervención al corte de mucho mérito, parece que le falla la concentración, pero se entiende a las mil maravillas con Feddal, que hizo un partido encomiable, poniendo la guinda con un cabezazo que acabó en el fondo de la red, y que supuso la remontada. Dejó además un detallazo de calidad, que enloqueció al estadio, e hizo una entrada con dureza a Iago Aspas, que acabó en tarjeta amarilla, para evitar el contragolpe. En las bandas, Barragán estuvo seguro y muy activo, apoyando mucho a Francis. Por su parte, Durmisi, que aún no está en su mejor momento, se vio superado constantemente por el Celta en la primera mitad, que volcaba su ataque por su banda, pero después estuvo más acertado. En ataque, el danés estuvo mejor, haciendo incluso una jugada de mérito que no acabó empujando Sergio León gracias a la intervención de Roncaglia.

 

POR FIN SE HIZO FÚTBOL

El centro del campo del Betis hizo honor al buen futbol, apoyándose casi siempre en las bandas, donde Joaquín, y un jovencísimo Francis, que debutaba como titular e primera, echaban el resto para crear algo de peligro. Javi García le daba consistencia al juego del Betis, liberando mucho más a Guardado, que si bien le costó entrar un poco en el partido, dio tres grandes asistencias (dos de ellas acabaron en gol y otra no llegó Joaquín por muy poco), y un remate de cabeza que, de haber acabado en gol, hubiese hecho caer al nuevo Villamarín. Pese a que el Betis insistía por la banda derecha para crear juego, los dos goles llegaron por la izquierda. Para terminar, cabe comentar que Camarasa estuvo menos acertado, pero fue de menos a más, y estuvo mejor que contra el Barcelona, a pesar de haber forzado su recuperación.

 

EL RESURGIR DE SERGIO LEÓN

La gran noticia del partido fue que Sergio León volvió a encontrarse con el gol, rematando un gran centro de Andrés Guardado. El cordobés, lucha todo el partido sin parar y siempre lleva peligro, sin embargo, parece tener demasiadas ganas y se muestra ansioso por demostrar su valía para el equipo, cosa que, por otra parte, ya se ha ganado, pese a quienes le ponen en duda. Si las cosas empiezan a salir y se muestra más cómodo, dejará de pasarle factura.

Lejos de encerrarse, Quique Setién dio entrada a Tello, que volvía de estar lesionado, a Sanabria, que continúa cogiendo ritmo, y a Narváez, que se cayó del equipo titular respecto a la primera jornada. Pero sólo al catalán le dio tiempo a dejar detalles de calidad.

El Betis, con un clima y un ambiente de Champions, jugó por fin al fútbol, muchos años después, hilando desde abajo y mostrando consistencia. Hay mimbres para hacer una gran temporada, y el trabajo de Setién comienza a dar fruto. Hay ilusión y hay ganas de volver a ver a este equipo.

 

© FOTO: AFP

 

RESUMEN EN VIDEO DEL PARTIDO