ANÁLISIS BETIS – CELTA | Remontar el vuelo

El Betis supuso reponerse a un gol en contra

El Real Betis ganó y convenció la pasada noche ante su público por 2 a 1 contra el Real Club Celta de Vigo, en un ambiente festivo y repleto de ilusión. El equipo comenzó a demostrar el trabajo de su técnico, demostrando personalidad y disciplina, creando juego desde su portería, y remontando un resultado adverso casi cuatro temporadas después, delante de un público entregado. El conjunto vigués se puso por delante gracias a un tanto de Máxi Gómez y, los verdiblancos, con dos magistrales asistencias de Guardado, una a Sergio León primero y otra a Feddal después, le dio la vuelta. 

 

POCA SENSACIÓN DE PELIGRO

En los primeros compases del partido, el Celta parecía acercarse a la portería defendida por Antonio Adán, pero sin excesivo peligro, de hecho, sólo logró disparar dos veces entre los tres palos, una de ellas el gol. Lo cierto es que poco pudo hacer el de Mejorada del Campo, que veía como Maxi Gómez, libre de marca, remataba a placer. Además, demostró una evolución con el juego de pies bastante interesante, teniendo en cuenta que siempre ha sido una de las carencias del guardameta.

 

DEFENSA DISCIPLINADA, PERO CON DEFECTOS A LIMAR

Si bien el Betis no estuvo del todo mal contra el Barcelona, mostró una defensa aún más segura, y sacó el balón jugado desde atrás sin muchas complicaciones. Javi García, más integrado, fue clave en la recuperación y en la salida de pelota, ofreciéndose a sus compañeros, que esta vez no se vieron obligados a mandar el balón en largo. Mandi tuvo otro error garrafal en la marca en el que fue el gol del Celta, tras sufrir un bloqueo, dejando a Maxi Gómez completamente solo. Sin embargo, se repuso con alguna intervención al corte de mucho mérito, parece que le falla la concentración, pero se entiende a las mil maravillas con Feddal, que hizo un partido encomiable, poniendo la guinda con un cabezazo que acabó en el fondo de la red, y que supuso la remontada. Dejó además un detallazo de calidad, que enloqueció al estadio, e hizo una entrada con dureza a Iago Aspas, que acabó en tarjeta amarilla, para evitar el contragolpe. En las bandas, Barragán estuvo seguro y muy activo, apoyando mucho a Francis. Por su parte, Durmisi, que aún no está en su mejor momento, se vio superado constantemente por el Celta en la primera mitad, que volcaba su ataque por su banda, pero después estuvo más acertado. En ataque, el danés estuvo mejor, haciendo incluso una jugada de mérito que no acabó empujando Sergio León gracias a la intervención de Roncaglia.

 

POR FIN SE HIZO FÚTBOL

El centro del campo del Betis hizo honor al buen futbol, apoyándose casi siempre en las bandas, donde Joaquín, y un jovencísimo Francis, que debutaba como titular e primera, echaban el resto para crear algo de peligro. Javi García le daba consistencia al juego del Betis, liberando mucho más a Guardado, que si bien le costó entrar un poco en el partido, dio tres grandes asistencias (dos de ellas acabaron en gol y otra no llegó Joaquín por muy poco), y un remate de cabeza que, de haber acabado en gol, hubiese hecho caer al nuevo Villamarín. Pese a que el Betis insistía por la banda derecha para crear juego, los dos goles llegaron por la izquierda. Para terminar, cabe comentar que Camarasa estuvo menos acertado, pero fue de menos a más, y estuvo mejor que contra el Barcelona, a pesar de haber forzado su recuperación.

 

EL RESURGIR DE SERGIO LEÓN

La gran noticia del partido fue que Sergio León volvió a encontrarse con el gol, rematando un gran centro de Andrés Guardado. El cordobés, lucha todo el partido sin parar y siempre lleva peligro, sin embargo, parece tener demasiadas ganas y se muestra ansioso por demostrar su valía para el equipo, cosa que, por otra parte, ya se ha ganado, pese a quienes le ponen en duda. Si las cosas empiezan a salir y se muestra más cómodo, dejará de pasarle factura.

Lejos de encerrarse, Quique Setién dio entrada a Tello, que volvía de estar lesionado, a Sanabria, que continúa cogiendo ritmo, y a Narváez, que se cayó del equipo titular respecto a la primera jornada. Pero sólo al catalán le dio tiempo a dejar detalles de calidad.

El Betis, con un clima y un ambiente de Champions, jugó por fin al fútbol, muchos años después, hilando desde abajo y mostrando consistencia. Hay mimbres para hacer una gran temporada, y el trabajo de Setién comienza a dar fruto. Hay ilusión y hay ganas de volver a ver a este equipo.

 

© FOTO: AFP

 

RESUMEN EN VIDEO DEL PARTIDO

 

ANÁLISIS BARCELONA – BETIS | Más madera

Tres palos de Messi evitan la catástrofe

El Real Betis abrió el comienzo de la temporada cayendo derrotado por 2 a 0 en el Camp Nou. La imagen, pobre, ofrecida por el equipo dirigido por Quique Setién, hace mirar de nuevo atrás, transformando la ilusión en miedo a repetir versiones anteriores. El conjunto azulgrana superó al Betis en todas las fases del partido, lejos de mostrar su mejor versión, capitaneado por un categórico Messi que golpeó tres veces la madera, y un sensacional Deulofeu, que provocó los dos goles y aportó la velocidad y el desborde que tanto se echan en falta tras la salida de Neymar.

 

SE CIERRA EL DEBATE EN LA PORTERÍA

Pese a las dudas generadas durante la pretemporada, y las buenas actuaciones de Dani Giménez, el técnico cántabro se decantó por Antonio Adán en la portería, quien poco o nada pudo hacer en los dos goles: el primero, en un balón de Deulofeu, ligeramente desviado por su compañero Tosca, y el segundo completamente vendido, en otra buena acción del extremo culé. Por lo demás el guardameta fue un espectador de lujo ante los disparos lejanos de Messi, que rondaba el gol constantemente, con tres balones al palo. Cabe destacar una intervención de mérito ante Aleix Vidal, en una buena salida, y una buena anticipación que cortó un pase atrás de Deulofeu. Poco más.

 

DEFENSA CONTUNDENTE PERO ARRIESGADA

En defensa, el Betis estuvo más ordenado en términos de destrucción, bien resguardados por el centro del campo, pero tuvo muchas complicaciones a la hora de sacar jugada la pelota, especialmente para pasar de la línea de medio campo. Hubo falta de entendimiento y errores importantes en la transición del balón, teniendo que dar algún pelotazo ante la falta de recursos. Mandi realizó un partido serio e importante al cruce, y Feddal le acompañó, contundente y firme por arriba. Teniendo en cuenta que a Tosca le tocó bailar con la más fea, las bandas estuvieron correctas, pero la aportación tanto del rumano como de Barragán deben traducirse en algo más que llegar a tres cuartos de campo para echar el balón atrás y/o dar media vuelta.

 

DESCONEXIÓN EN EL MEDIO

La gran noticia fue la aportación de Juanjo Narváez, que se estrenaba oficialmente con el primer equipo, y que  mostró el carácter de un jugador de primera categoría, sirviendo, además, un gran pase en profundidad a Sergio León que le dejó solo frente a Ter Stegen, que no se logró materializar gracias a una providencial entrada de Mascherano, que sacó la pelota limpia con la posición completamente perdida. Por otro lado, Guardado y Camarasa aportaron solidez, pero tuvieron buena culpa de pérdidas absurdas en la salida de balón. La inclusión del mexicano en el once titular fue una sorpresa por el estado de forma que venía demostrando, y que volvió a dejar patente, siempre lejos de los laterales, forzados a arriegar la pelota. El segundo estuvo demasiado solo y quiso conducir en exceso en varias ocasiones, quedando siempre rodeado por varios rivales que se la robaban con facilidad.

 

LA INCAPACIDAD DE CREAR PELIGRO

Arriba, Joaquín, al que la calidad parece no abandonarle nunca, hizo un sobreesfuerzo bajando a recibir durante toda la segunda parte, siendo responsable de las únicas jugadas que era capaz de tejer el Betis, que daba muestras de algo más de juego. Nahuel estuvo bastante desaparecido, con apariciones fugaces y un único disparo desde la frontal que debió haber cedido a Sergio León, quien peleó con intensidad lo que poco que le llegó sin obtener recompensa, desperdiciando una gran oportunidad que hubiese supuesto el 1-1, un minuto antes de lo que fue el 2-0 final.

La entrada en el campo de los tres cambios fueron anecdóticas. Francis echó el resto para amarrar su oportunidad en el primer equipo sin mucho resultado, y Javi García aportó estabilidad, sin más. Fabián lanzó un balón a las nubes después de que se le quedara a placer fuera del área, gracias a la lucha que Sergio León mantenía con Mascherano.

Al Betis le faltó fútbol para rascar algún punto del Camp Nou. La presión alta del Barcelona provocó dificultades para pasar de medo campo y errores forzados que deben erradicarse mediante la experiencia del técnico, la recuperación de jugadores llamados a ser importantes (como Boudebouz, Tello, Durmisi o Sanabria) y mucho trabajo. Hay motivos por los que se debe seguir creyendo. Paciencia.

 

© FOTO: AFP

 

RESUMEN EN VIDEO DEL PARTIDO

 

El nuevo cementerio de elefantes

La India

El cementerio de elefantes, de acuerdo con la mitología africana, es un lugar al que se cree que van a pasar sus últimos días los elefantes moribundos. Y no es casualidad que jugadores de la talla de Del Piero, Diego Forlán, David Trezeguet o Nicolas Anelka, entre otros, hayan decidido emprender su última aventura futbolística a la India, allí donde el nuevo fútbol, como ocurre en todas las ligas que intentan emerger, se dota y se mezcla de la clase y la experiencia de estos míticos futbolistas a base de dinero. Y es que, si bien es cierto que en la India se viene practicando el fútbol desde 1996 en la I-League, o primera división india, es en 2014 cuando da un paso al frente con la fundación de la ISL (Indian Super League), con el objetivo de crear una competición doméstica, atractiva y de calidad, y de cambiar el rol secundario al que este deporte quedaba relegado por otros como el hockey hierba o el cricquet, considerado casi como una religión.

El problema que surgió con la ISL fue la coexistencia paralela que debía mantener con la I-League. Para ello, la AIFF (Federación de Fútbol India), con la correspondiente aprobación de la FIFA, decidió reconocer a ambas, proponiendo un calendario de octubre a diciembre para la primera y de diciembre a mayo para la segunda.

Una vez oficializado, se establecieron ocho franquicias (que a partir de esta temporada serán diez, con la inclusión del Bengaluru FC y el Jamshedpur FC), una por ciudad, que deben disputar la liga en dos fases diferenciadas: la temporada regular, en la que no existen puestos de descenso, y el playoff por el título. Al playoff sólo acceden los cuatro primeros clasificados de la tabla, y se disputan las semifinales a partido de ida y vuelta, y la final a partido único.

Para la competición, cada equipo cuenta con 8 plazas extranjeras máximo, para cubrir las 22 fichas profesionales que se permiten inscribir, entre las cuales se debe contar con un jugador franquicia que perciba un salario superior al del resto del plantel. El resto de plazas extranjeras,por otra parte, se eligen mediante un draft internacional.

El actual campeón de liga, y el primer equipo en inscribirse en la historia de la liga, el Atlético de Kolkata, dirigido por José Francisco Molina, se ha alzado con el título en dos de las tres temporadas (no consecutivas) en las que se ha llevado a cabo el campeonato, por una del Chennaiyin. El Atlético de Madrid, con objeto de expandir su marca internacionalmente, participó en la fundación del equipo, heredando el nombre y los colores del club. Este año destaca el fichaje del emblemático Robbie Keane, que acompañará en el vestuario al español Juan Belencoso, y al portugués Hélder Postiga, entre otros.

En estos tres años, y como consecuencia de la inversión económica que se ha realizado, y de la buena labor de Stephen Constantine al frente del combinado nacional, la India tiene opciones de conseguir una de las 24 plazas de la Copa Asiática de Emiratos de 2019, algo que hace casi nada parecía una quimera, y ha logrado, también, escalar, en tan sólo tres años, 73 posiciones en el ránking FIFA, situándose en la número 100 del mundo.

CURIOSIDADES:
  • EL PRECIO MEDIO DE UNA ENTRADA EN LA INDIA ESTÁ EN TORNO A 6€, MIENTRAS QUE EL SUELDO MEDIO EN LA INDIA ES DE 150€.
  • LOS ESTADIOS, CON UNA CAPACIDAD ENTRE 20.000 Y 60.000 ESPECTADORES TIENDEN A LLENARSE.
  • EN LA INDIA EN GENERAL, MUCHAS DE LAS OPORTUNIDADES QUE LES SURGEN A LOS FUTBOLISTAS SE DEBEN A MATRÍCULAS DE PAGO QUE IMPIDEN QUE MUCHOS JÓVENES TALENTOSOS CON MENOS RECURSOS PUEDAN ACCEDER A TENER PLAZA EN SUS RESPECTIVOS EQUIPOS.

 

Antes se amaba para siempre

Andrés Gotor de Astorza

Hace muchos años, en los patios de colegio, se soñaba con ser futbolista, y se les daba patadas a las latas para hacer, de cualquier esquina, una portería. Los niños elegíamos un equipo para siempre, y escogíamos a un jugador que hacíamos parte de nosotros. Forrábamos los cuadernos con los cromos que llevaban las caras de nuestros ídolos, y recogíamos un garabato en un papel que guardábamos como oro en paño. No nos valían las excusas cuando los grandes llamaban a las puertas y se llevaban a nuestras estrellas, que juraban por la tele amor eterno a otro club que había venido con un maletín lleno de billetes. No comprendíamos ese divorcio, y no compartíamos la idea de que, alguien a quien admirábamos, se marchara para siempre, permitiendo que otros niños, de otros colores, se pelearan por llevar su nombre en la camiseta.

Llevo muchos años escuchando que corren otros tiempos, como si la fecha dictara que ya no importa cada uno de esos pequeños esfuerzos que uno hace cuando ama. Tal vez es que antes se amaba para siempre, y los jugadores eran más agradecidos, y los telediarios hablaban de los kilómetros que uno recorría, las gargantas que se desgarraban por dar un último grito, o la sintonía de las palmas sonando al compás de un fútbol pobre, pero henchido de pasión. Antes era normal ver cómo los jugadores se retiraban en los equipos en los que habían dado sus primeros pasos, o en los equipos a los que les debían la gloria. A mí me gustaba cuando todo eso representaba algo, hacía que el fútbol fuera como un primer amor que nunca se deshacía en la boca. Pero esta forma y este fútbol al que apodamos moderno, donde somos plástico y dinero, y un número de abonado, y no la sangre, el sudor y las lágrimas que le ponemos para poder aunar nuestras fuerzas y nuestros ahorros, con tal de seguir a nuestros equipos donde haga falta. Este fútbol corrompido y condenado por la sociedad de un solo uso. Este fútbol especulativo donde los jugadores olvidan y caen en el olvido a la mañana siguiente, y los clubes que se hacen llamar señores compran la dignidad de una grada haciéndoles ver que son la única parte leal de esta historia, repleta de usureros y traidores. Este fútbol resultadista y efectivo, que deja a un lado el arte, la poesía y la legalidad para los pobres, y que justifica los medios por los objetivos, poniendo a prueba la resistencia de los hombres, que se prometen, cada temporada, que será la última vez en la que se podrá contar con ellos. Este fútbol de plástico huevado, con una trayectoria incierta que nos hace preguntarnos a dónde se dirige. Este fútbol que intenta comprarlo todo, aún debe rendirse a este escalofrío de taquillas y esperanza, ese algo que nadie puede comprarte, ese corazón de aficionado. Porque nosotros seguimos siendo aquello que hace que el fútbol se mantenga vivo. Nosotros somos el fútbol, y ni estamos en venta, ni importa quién se vaya, porque nadie está por encima del escudo.