Nueva victoria de los hispalenses que les afianza en las zonas europeas. El Sevilla, con dos caras, volvió a demostrar el buen momento defensivo por el que atraviesa, siendo este el cuarto partido en el que no recibe gol en Nervión, pero por el contrario se atascó nuevamente en la zona de creación, donde la inmovilidad de los jugadores de arriba penaliza al equipo de Berizzo.

La defensa, una muralla

Antes de comenzar con la defensa cabe destacar la vuelta al once de David Soria. Tal y como afirmó el cancerbero sevillista, este partido era importante para él, dejar la portería a cero fue importante para que el segundo portero del Sevilla coja confianza.

Los cuatro jugadores que formaban la zaga defensiva son los cuatro jugadores que deben ser titulares. Mercado, Kjaer, Lenglet y Escudero. Una muralla que impidió que los de Míchel generasen peligro claro sobre la meta de David Soria. Un muro que fue inexpugnable por parte de los delanteros malacitanos. Gran partido defensivo del Sevilla, que solo ha recibido tres goles en lo que va de campeonato.

Banega apareció con la varita

Berizzo optó por dar descanso a Banega y N’Zonzi, dos de las piezas claves de este Sevilla. Pizarro se erigió como el líder del centro del campo. Bien en el pase y al balón parado, contó con una buena ocasión en la primera mitad que envió por encima de la portería de Roberto. Krohn-Dehli estuvo muy activo, siempre participativo y buscando a sus compañeros. Sigue cogiendo ritmo. El ‘Mudo’ fue el peor del Sevilla frente al Málaga. Acusó el calor y estuvo muy lento, no sumo nada al equipo en los minutos que estuvo en el terreno de juego. A los quince minutos de la segunda mitad fue sustituido por el hombre del partido, Banega. El argentino fue el que desatascó el partido. Siempre con peligro desde atrás, filtrando pases y dejando claro que su calidad es difícil de suplir. Marcó el penalti y dio un recital en la media hora que jugó. N’Zonzi entró en los minutos finales por Pizarro.

Muriel se quita un peso de encima

El nombre destacado de la delantera en el día de hoy fue Muriel. El colombiano volvió a fallar en la primera mitad, pero su gol en el 70′ hace que se quite un peso de encima, marcando por primera vez en Nervión. Respondió bien a la nueva oportunidad que le dio Berizzo. Navas estuvo como siempre, eléctrico, desbordante y muy participativo. Las ganas fueron más que el acierto. Correa sigue a un nivel altísimo. Sus galopadas son casi imparables pero falla mucho en los últimos metros. Nolito entró en la segunda mitad sustituyendo al argentino pero no dejó buenos minutos sobre el césped y erró una clara ocasión de gol. Tiene que seguir cogiendo ritmo.

El Málaga, hundido

Los de Míchel no levantan cabeza. Sumaron una nueva derrota en un partido muy pobre del cuadro blanquiazul. No inquietaron al guardameta rojiblanco y se deshicieron tras el primer gol sevillista. Mal partido nuevamente del Málaga que se queda colista, con un solo punto y unas sensaciones malísimas tras su visita a Nervión.

 

© FOTO: Sevilla FC